Cuentos de hadas "Ángel del arco iris"

El Autor: Andre Franko

Cuentos de hadas "Ángel del arco iris"

Descarga el folleto

El rayo de luz de energía vital es un regalo del ángel del arcoíris a una persona con un corazón bueno, que camina hacia su meta correcta.

Desde el dorado corazón del ángel del arcoíris sale un rayo de luz, que con su gran amor calienta a tal temperatura el corazón bueno de una persona, que este corazón cambia a dorado y comienza a brillar por la energía de luz vital interior de la persona, irradiando su vida con luces multicolores, haciéndola alegre y plena.

A.Franko

El ÁNGEL DEL ARCO IRIS

*** La leyenda

“Tengo un sueño”, un niño susurró esto apenas inaudiblemente sonriendo, acostado en una cama del hospital, al lado de él se encontraban los médicos con una mirada desconcentrada ante un milagro que no tenía explicación, ni demostración científica posible.

“¡Qué maravilla! Está sano”. Gritó a sus colegas el médico del niño, mirando la radiografía.

“Pero esto no es posible” exclamaban sus compañeros. "En la última imagen se observaba claramente que nada podría salvar al pobre chico". El segundo doctor, que estaba casi gritando, no creía lo que estaba sucediendo, él todavía quería expresar su escepticismo, pero calló, al notar que el niño estaba presente escuchándolo todo.

Pero realmente el niño no escuchaba al médico. Estaba todavía absorto en sus pensamientos relacionados con la actuación de un mago, artista e ilusionista, que ayer visitó su habitación y le enseñó varios trucos que parecían milagrosos y, lo más importante, el buen mago le mostró, sin usar ni una palabra, los misterios de su gran arte. Desde ese momento el niño comprendió algo fundamental, este secreto era sólo para él, gracias a ello observó la profundidad de su mundo interior. Había llegado su gran descubrimiento, entendió el mundo y su futuro, una vida de ensueño, en la cual se cumplían sus deseos y donde el niño, se veía en una especie de cuento a sí mismo, como un pequeño mago, muy feliz, alegre y colmado con sus deseos, pues él mismo realizaba sus sueños. Ese mundo se reflejaba en un cielo claro y hermoso, en algún lugar por encima de la Tierra, entre los globos multicolores del mago bueno, que se elevaban muy altos sobre el cielo, allí había una vida hermosa, muy personal, extraordinaria y perfecta.

En este mundo imaginado por él, con un amor puro y pleno por la vida y la libertad, su buen corazón comenzó a calentarse hasta llegar a una temperatura tan elevada que empezó a emitir la luz para personas que habían caminado en la oscuridad durante mucho tiempo y que necesitaban de esa luz.

Y su corazón se transformó dorado y resplandeció, irradiando luces multicolores y dibujando sobre la tierra un puente mágico capaz de subir al cielo para realizar milagros inaccesibles en el mundo terrenal, pero imprescindibles para personas necesitadas de ayuda, porque había muchos como el pequeño Andrew, en su hospital y en otros hospitales de todo el mundo. Llamó al puente mágico y colorido Arcoíris. Y el pequeño Andrew vio como alrededor del hermoso arcoíris, irradiado por su corazón dorado, todo empezaba a cobrar vida de inmediato y se hacía querido y cercano.

Debajo de el colorido arco mucha gente comenzó a saltar y sonreír feliz, todos agradecían al pequeño Andrew su fabuloso arcoíris, que se elevaba por encima del mundo y resplandecía con todos sus colores.

Entre las personas estaba el mago que había mostrado al niño su capacidad de ver el futuro y realizar milagros, pero fue entonces, cuando en un futuro lejano, el niño vio al señor mago diferente de como era ahora, le vio como un hombre muy débil, necesitado de ayuda, ya no tenía sus poderes de mago, estaba gravemente enfermo, era incapaz de salvarse a si mismo e iba a morir.

"Subiré por mi puente mágico hacia el cielo para ayudarte en el futuro, no te rindas, espérame, llegaré en tu ayuda el día del arcoiris". Gritó el pequeño Andrew.

Pero nadie escuchaba sus palabras, todos seguían divirtiéndose, porque ninguna persona podía ver, ni escuchar el futuro, cada una de las personas solo creían en su resplandeciente futuro feliz, incluido el señor mago, sólo el niño y el sol conocían el futuro real.

Fue entonces cuando el sol dijo al pequeño Andrew:

"Pero nunca podrás volver a la Tierra, el puente construido por tu corazón dorado conduce al cielo, pero nunca de vuelta, sólo tu alma puede elevarse al cielo apoyándose en el puente arcoiris".

"Lo sé", dijo el muchacho débilmente y, sonriendo con ternura al sol, dijo con seguridad: "Me dirijo hacia ti, para siempre, quiero ayudar a una persona de buen corazón y a todos los que son como él."

"Eres único, nunca ha habido otra persona así y nunca la habrá".

Ello sol dibuja con sus rayos dorados en el hermoso cielo azul,que sustituye un caballete hecho de una delicada nube.

1.jpg#asset:482



*** La aparición del Señor Andrew.

El espectáculo de un arcoíris majestuoso en el cielo reunió a un gran número de personas en las calles de la ciudad. La gente estaba divirtiéndose felizmente, señalaban a uno de los fenómenos naturales más asombrosos que pueden darse en el cielo. El brillante arcoíris entró como un rayo por una ventana abierta de la oficina, llenando el despacho con la brillante luz divina del arcoíris. El Señor Andrew se sentó en la silla del escritorio. Si alguien del personal hubiera estado cerca, seguro se hubiera asustado ante de la repentina aparición de un hombre con un elegante traje negro, parecería como si el señor Andrew hubiera descendido del majestuoso arcoíris.

Andrew estaba nervioso, hoy iniciaba su viejo plan. Había estado organizándolo y preparándose para él durante muchos años. Todo para agradecer a un hombre único, un talentoso mago y artista, gracias al cual tuvo una vida completamente diferente, desarrolló una mente especial, cambió su historia y, sobretodo, ¡Comprendió el Gran Secreto de la vida!

En el escritorio, el señor Andrew miró su calendario, era 21 de junio, el día del arcoíris. Llevaba mucho tiempo esperando este día y, por fin, había llegado. Andrew se levantó de la mesa, tomó el maletín, comprobó que las llaves del automóvil estaban dentro y salió de la oficina para reunirse con su amigo el mago.

Andrew llegó a la casa del hombre que tanto le había enseñado muchos años atrás, fue a él, un pequeño y grave enfermo llamado Andrew, lo animó a creer en la magia, a vivir y a tener necesidad de ayudar a otros para que su vida fuera plena y libre.

Las lágrimas salieron por los recuerdos, pero, inmediatamente, su espíritu se llenó de fuerza para tocar el timbre, cuando la puerta se abrió, un joven salió corriendo del apartamento del anciano, con mucha prisa por irse.

“Disculpe” dijo el señor Andrew, el joven muchacho se volvió y sólo en ese momento prestó atención a Andrew, también con prisas le contestó apresuradamente: “Oh, sí... el anciano está muy débil, no le queda más de un mes, ninguna medicina puede ya salvarlo, hicimos todo lo posible. ¿Es su pariente?”

“No, soy un conocido, mi nombre es Andrew”.

“Encantado, soy John Smith, su médico. Hemos hecho todo lo posible, pero en su caso la medicina ya no puede hacer nada”. Repitió el médico otra vez más y se disculpó, dejó su tarjeta de visita y se despidió de Andrew. “Me apresuro a atender mi próxima cita”.

"No más de un mes," Las palabras del médico resonaban en la cabeza de Andrew.

"Le salvaré". Dijo resueltamente Andrew. Mi técnica ayudará al anciano. ¡Sólo este método puede darle lo que necesita para una recuperación completa, tendrá una vida feliz y exitosa! El método "Energía vital del arcoíris", ayudará al anciano a superar cualquier enfermedad grave, su físico volverá a estar sano, también espiritualmente e intelectualmente, volverá a ser un mago exitoso y económicamente independiente, para ello le enseñaré como ganar mucho dinero, ahorrar y aumentar su capital, para comenzar a administrar sus finanzas de manera inteligente, esto es lo primero que deberá conocer. También él tiene que tomar control de sí mismo y salir de esta situación a la que llegó él solo. Tomar su destino con sus propias manos, cambiar su actitud hacia la vida, hacia él mismo y vivir de una manera más sana y feliz.

Con esta actitud y pensamientos, Andrew llamó a la entornada puerta. El anciano dijo con la voz débil: “¿Sí? entra, por favor” Y entró en el apartamento.

*** El reencuentro del señor Andrew con el anciano.

Al ver a un señor alto y encantador en un traje elegante, el anciano se levantó de su viejo sofá, Andrew le miró y recordó de inmediato al increíble mago, artista y gran persona que hacía verdaderos milagros e inspiraba grandes esperanzas a los niños, como había ocurrido con él mismo.

Pero ahora el señor Andrew veía en frente a un hombre gravemente enfermo, cansado e indefenso, abrumado por la vida y que había perdido todo el sentido de su existencia.

Andrew le contó muchas cosas, algunas de ellas el anciano nunca jamás las hubiera imaginado, cuando Andrew terminó, el anciano se puso llorar amargamente. Lloraba de felicidad porque sentía que su vida no había sido en vano, lloraba porque por fin entendía que su amor por el prójimo realmente se había transmitido a los demás, e incluso había dado la posibilidad de vivir una vida plena a los que la necesitaban.

“¡Dios, qué felicidad da sentirte útil para alguien!” Inclinando su cabeza sobre el fornido hombro del señor que le debía mucho, el anciano continuó: “¡Gracias por todo, Andrew! Ahora no me da miedo morir."

“Sabes”, Dijo Andrew, “Durante todos estos años solo pensaba en esta reunión, y todos los días me acordaba de ti y esperaba que encontraras el camino correcto, pero al futuro no se le puede engañar, este día se iba acercando con su ritmo tranquilo, día a día, y hoy estoy aquí para ayudarte a encontrar el camino correcto y seguro. Ahora eres tú el que tienes que comprender tu interior, como una vez yo lo hice gracias a ti, por ser una persona de gran corazón y por tu talento, pues un talento sin bondad no tiene el mágico poder de la creación.

Para recordarte tu camino, el que andabas cuando eras el gran mago bueno y para que vuelvas a este camino, te diré el viejo refrán: Uno cosecha lo que siembra. Al comienzo de tu camino sembraste semillas espirituales y quien te siguió, recogió una vida espiritual eterna. Pero luego tu mismo te saliste del camino correcto y ahora tendrás que corregir tu ruta.

*** La historia del anciano.

El anciano pensó reflexivamente las palabras de Andrew y dijo: “En cualquier lugar donde yo actuaba, cada vez que salía al escenario, me decía a mí mismo: Estoy agradecido a estas personas por venir aquí, me dan la oportunidad de ganarme la vida de la forma que más deseo, la más adecuada para mí ¡Amo a mi público! Voy a mostrarles lo mejor de mí mismo, lo mejor que puedo hacer. Quería a la gente y trataba con una especial sensibilidad y gratitud a los espectadores de mis shows. Los aprecia y cuidaba, siempre estaba dispuesto para saludar y dar la mano a todos por ofrecerme la oportunidad de compartir mi arte con ellos”.

“Ya al comienzo de mi actividad artística, decidí firmemente intentar hacer las cosas bien y ser siempre fiel a este precepto”.

“Decidí que de forma periódica, una vez al mes, haría los espectáculos en hospitales infantiles, para inspirar felicidad y esperanza a los niños gravemente enfermos, y sabes, la mayoría de sus padres me lo agradecieron diciendo que observaban en sus hijos un estímulo positivo, para algunos tanto que consiguieron mejorar y curarse por completo. Esto fue lo más importante en mi vida. Fui feliz y viví para ello, ayudando con mi arte lo mejor como supe y pude. Los tristes niños cambiaban, reían y disfrutaban con los trucos de magia, las acrobacias, las bromas y otras actividades circenses, también con mis títires”.

Al mismo tiempo que hablaba, Andrew recordaba la brillante actuación que cambió su mentalidad y su vida, también la enorme habilidad de ese gran artista y le dijo radiante de felicidad:

“Yo fui también uno de los afortunados que tuvo la suerte de ver el arte de tu magia, el talento de un gran artista, que no dejaba a nadie indiferente, sino que encendía, sorprendía y revolvía nuestras mentes. Después de la actuación todos queríamos ser pequeños magos”.

Andrew entonces abrazó al anciano con admiración, una sonrisa de felicidad apareció en la cara del anciano, entonces él continuó hablando:

“Recuerdo el día cuando mostré mis trucos de magia como nunca antes, surgió todo mi talento, me parecía que ese día todo me salía al más alto nivel, yo mismo me sorprendía, era como si fuerzas superiores me estuvieran ayudando, yo me sentía más feliz que nunca.

“A partir de ese día comencé a recibir muchas y muy buenas ofertas de trabajo. Observé que cuando una persona ofrece sin esperar nada a cambio, comienza a recibir mucho más de lo que da. Es una de las leyes de la vida. Siempre, después de mis actuaciones, por norma, enseñaba varios secretos de mis trucos a esos niños enfermos que me resultaban tan cercanos y queridos. Esto sucedió al comienzo de mi actividad artística, mantuve mi plan durante mucho tiempo, pero luego mi vida se fue perdiendo y no pude controlarla, renegué de mi misión. Me invadieron bajas pasiones como la vanidad, la pereza, el orgullo, la envidia. Sin darme cuenta me convertí en un rehén de mis propios malos instintos y no pude salir de su círculo vicioso, ni romper el guión del comportamiento que me marcaban estos instintos. Es decir, cambié completamente mi forma de ser y perdí todo lo bueno que había construido durante años”.

“Desde niño tuve un sueño: Abrir un centro de caridad internacional para ayudar a niños enfermos, con un complejo de salud, pero incluso este sueño comenzó a evaporarse, a pesar de mi entusiasmo, mi deseo empezó a desvanecerse hasta que desapareció, me encontré en una situación terrible que me llevó hasta enfermar. Ya llevo mucho tiempo en esta situación, ahora lo estás viendo tú mismo. La consecuencia es que mi personalidad se ha ido destruyendo, de ella casi nada queda ya. Incluso pedí a mi familia, a mi esposa y a mis hijos pequeños, que se fueran a visitar a su abuela por un tiempo, para que ellos tampoco se dejaran arrastrar por mi mala influencia. Simplemente estoy vacío y no veo ninguna salida”.

“Quería hacer realidad mi sueño, me esforcé por comenzar mi propio show y ayudar a los demás, trabajé tanto por ello, pero finalmente no conseguí nada, simplemente no soy capaz de hacerlo. Acepté la pobreza, me cansé de vivir y estoy mortalmente enfermo, no me queda mucho tiempo, solo quiero una cosa...” El anciano se echó a llorar. Pero luego hizo un esfuerzo por recomponerse y, con voz temblorosa, dijo: “Enséñame a caminar por el camino que tú ya has pasado, a ser libre, a mejorar la salud, a tener ganas por vivir, enséñame a creer en mí mismo de nuevo, a volver con mi gente querida tal y como era antes, alegre y feliz, como siempre había sido, enséñame a ser útil para alguien. Confío en ti”.

Andrew le contestó:

“Mi querido amigo, eres una persona virtuosa, puedes cambiar tu camino y volver donde empezaste, estoy aquí para guiarte y darte las pautas necesarias para ello. Pero tienes que hacerlo solo, por ti mismo, coger lo indispensable para el camino que será un rayo de luz de fuerza viva, en dirección hacia la felicidad y la libertad eterna. Siguiéndolo lograrás la libertad absoluta, mira, te traje este tesoro, con su ayuda podrás cumplir el sueño que me contaste en la sala del hospital cuando yo era el enfermo”.

“Estoy aquí porque quiero que llegues, como sea, a tu preciado final, te ayudaré para que la distancia resulte más corta, pero prepárate para un shock, porque habrá algo que será más valioso que todo el oro de la Tierra, esta será tu recompensa por el camino que has recorrido. En un año y medio tendrás todo lo que has estado buscando durante toda tu vida. Mereces tener salud, ser libre y exitoso, porque ya has hecho mucho para ello, porque gracias a tu amable y abierto corazón, obtuve la libertad, gracias a ti, conocí la mente superior. Pero pasó mucho tiempo, te perdiste y tu vida también se perdió, no siguió el camino de la verdad. No te preocupes, te ayudaré y te enseñaré a regresar al camino correcto y volverás a ser feliz, como tú una vez me enseñaste a vivir, ahora es mi deber, no solo para ti, también para el universo. Tendrás éxito, lograrás tu objetivo al cumplir tu antiguo sueño. Pero recuerda una cosa: Aunque yo te enseñaré el camino, luego, cuando estés en él, solo hay una persona que podrá ayudarte durante el camino, amigo mío, encontrarás a esta persona en el espejo, mirando su reflejo, porque este hombre, eres tú, mi amigo y todo está en tus manos, solo tú, nadie más puede cambiar su destino. Cree en ti mismo, en tu fuerza”.

“Si vas a tener fe con una semilla de mostaza y dirás a esa montaña: "Ve de aquí para allá", pasará, nada será imposible para ti... así dice la Sagrada Escritura y siempre debes tenerlo en cuenta. Me enseñaste a creer en la magia, yo te enseñaré como encontrar y dirigir el conocimiento, la energía necesaria para obtenerlo y como usarlo correctamente para hacer que tu vida sea mágica, porque puedes controlar tu destino, también puedes gozar de salud y felicidad”. Andrew dedicó una sonrisa dulce al anciano y continuó:

“La idea principal que quiero transmitirte es que estoy iniciando un viaje contigo a la profundidad de tu fuerza interior, de tu arcoíris vital. Durante este viaje aprenderás a entender lo que quieres, a actuar de inmediato,aprender de personas exitosas, también entender el secreto de su éxito. Cambiará tu enfoque de negocio hasta que alcances el resultado deseado.

Si trabajas con perseverancia y responsabilidad, nada podrá detenerte. Aquellas personas que buscan desarrollar su potencial reciben como regalo el rayo arcoíris de luz de energía vital, y si logras la libertad y la felicidad, la energía de la luz permanecerá en tu dorado corazón para siempre, iluminando tu camino con éxito, un gran regalo que te ofrece el Ángel del arcoíris. En este mundo, todo se basa en una sustancia: ¡Energía!

Bien entonces, Ahora es el momento de enseñarte, amigo mío, la magia de la luz de la energía vital del arcoíris, la energía que todos necesitamos, Andrew sonrió y continuó:

"La energía vital del arcoíris es la que mantiene a este mundo, también a nosotros". Un ángel del arcoíris es un sirviente que ayuda a conseguir la energía de la libertad y felicidad a aquellos que desean alcanzar buenos objetivos, lo que será beneficioso para el mundo”. Entonces el anciano exclamó:“¡Ángel del arcoíris! ¡Hermoso! Pero... ¿Existe realmente este ángel?”

Andrew continuó:

“Hay una vieja leyenda que habla de un niño pequeño con un corazón de oro, el cual irradió su luz de energía vital a una persona amable, lo era porque entre otras cosas siempre compartía con su vecino lo último que tenía, pero cayó gravemente enfermo, le quedaba muy poco de vida, su energía vital se estaba desvaneciendo cada día y necesitaba ayuda. Y el valiente niño pequeño con un corazón de oro le ayudó donándole su luz, renunciando a su mayor tesoro, la energía que irradiaba su vida con pinturas multicolores que tanto amaba”.

“Después de un tiempo, esta persona de corazón bondadoso se convirtió en la más feliz de su isla de Gracia, porque, habiendo cumplido su sueño, llegó a ser un gran benefactor, ayudando a los niños necesitados de todo el mundo con la energía de su luz, que había sido regalada por el niño de corazón de oro, pero ahora irradiaba pinturas multicolores desde otra persona en otras vidas.

“¿Qué le pasó al chico?” Preguntó el anciano. Andrew respondió:

“Por haber abandonado su energía vital, su corazón dorado se detuvo en su frágil y pequeño cuerpo, el brillo de su corazón dorado se trasladó, iluminando un gigantesco puente mágico que resplandecía con los colores de la energía vital. A él los humanos le llamaron arcoíris. Sobre este arco, el alma del niño se elevó al cielo, dejando nuestra tierra para siempre, convirtiéndose en un padrino celestial, el Ángel del arcoíris. El corazón dorado del Ángel continúa emitiendo la majestuosa luz brillante del arcoíris para cada uno de nosotros, lleno de los colores de la luz de la energía vital. Y la isla del arcoíris sana a los niños enfermos de todo el mundo con su energía mágica, a los que creen en milagros, inexplicables en el mundo terrenal”.

El anciano mago apuntó: “Las sagradas escrituras dicen: No hay más grande amor que cuando uno abandona su propio alma por el de sus amigos. Eso es lo que hizo el niño, entregando su vida por otro. La gran verdad del amor por el prójimo: Sólo el amor es capaz de esta hazaña. Leyenda triste, pero también hermosa y dulce.

Andrew respondió: “¡Sí, además en esto hay un gran secreto para el hombre!” El mago preguntó: “¿Crees en su existencia?” y Andrew dijo: “El Ángel del arcoíris existe y es así, como el arcoíris que irradia su corazón dorado, iluminando todo lo que sostiene este mundo, también a nosotros, con su fuente brillante de energía vital. El rayo de luz del Ángel del arco iris calienta con su gran amor el buen corazón de cada persona que luchará por la victoria y creerá en su padrino, irradia a una temperatura tan alta que su corazón se volverá dorado y luego el corazón dorado brillará con la energía de luz que irradia su vida, haciéndola feliz, exitosa y libre”.

El anciano mago añadió: “¡El elegido recibirá el regalo de la energía de la luz del arcoíris y luego su corazón brillará con oro puro!

*** El éxito del anciano y la realización de un sueño.

Había pasado casi un año y medio desde que Andrew apareció en la vida gris y sin sentido del mago, como una brillante fuente de luz, surgió de repente como un arcoíris y no estuvo mucho tiempo, pero le trajo todos los colores a su vida y le permitió continuar pintando su vida con buenos colores y llenándola de libertad. Cuando vio al mago libre y feliz, el arcoíris le dejó un rayo brillante de energía de luz en su corazón. Este es el gran regalo que siempre irradiará con pinturas de colores la felicidad y libertad de la persona con un corazón bondadoso.

El viejo mago se recuperó completamente. Se convirtió en un señor honorable por sus buenas obras. Volvió de nuevo a su profesión y comenzó a deleitar a pequeños espectadores y a sus padres. Enseñó las maravillas de su talento, transmitiendo su secreto a todos aquellos que deseaban poseer estas virtudes y deleitarse con ellas, así como sorprender con los trucos a los demás. Se convirtió en un hombre muy rico y demandado en su profesión. Pero lo más importante fue lo que el señor Andrew le dijo hace un año y medio, el adquirir la libertad absoluta hace posible ayudar a un gran número de personas, su misión se lleva a cabo sólo cuando se realiza este sueño tan deseado, que lo culminó cuando abrió su centro de caridad internacional para niños gravemente enfermos en su propia isla, la que compró el anciano mago, en solo 6 meses, construyó su centro de salud con un departamento de experimentación científica y también un departamento de entretenimiento, donde ahora se curan los niños que necesitan ayuda provenientes de todo el mundo. Se inspiró en la historia de esa vieja leyenda que le contó Andrew, sobre el hombre de buen corazón que ayudó a los niños enfermos de todo el mundo en su isla del arcoíris. No sólo por la leyenda, también porque el anciano sabía que el clima y el aire del mar aun beneficiaría más a los niños, llamó también a esta isla Arcoíris.

El anciano mago recordaba a menudo las palabras de su última reunión con Andrew, cuando antes de irse le dijo:

"Bueno, mi querido amigo, he completado mi misión. Exactamente en un año y medio se cumplirá tu viejo sueño y todo se te aclarará, porque no hay ningún secreto que no se vuelva obvio, ni que no se haga conocido". Desde entonces el anciano mago, a menudo, pensaba en este secreto... ¿Qué significaría?

El mago tenía una gran obsesión con ayudar a los demás. Compartía todo con todos, sin esperar pago, recompensa o alabanza e hizo muchas cosas buenas sin mostrarse, únicamente quedaban con él para siempre.

El anciano incluso recibió el apodo de "El mago con un corazón dorado". Nunca dejó de buscar en todas partes a Andrew, porque gracias a él había vuelto a ayudar a otros, a vivir con dignidad y alegría. Se convirtió en lo que siempre quiso ser: Creador de buenas acciones mágicas en el mundo real y enseñar a otros como realizarlas. Recuperó esa personalidad alegre, feliz y entusiasta. Volvió con su querida familia, comenzó a mirar a su gente de una manera diferente, cambió por completo su mente, como el niño Andrew había tenido un cambio en su vida gracias a los trucos mágicos que él le había mostrado muchos años atrás.

Todo en esta vida está interconectado, todo fluye del uno al otro. Él conocía la principal regla moral: "Trata a las personas como quieres que te traten a ti".

Él creó su nueva presente, como una vez moldeó al pequeño Andrew y se convirtió en la persona más feliz. Lo único que les distinguió fue el tiempo, al final fue el anciano el que recibió la felicidad con dignidad y Andrew el que se la regaló con dignidad.

El anciano mago se convirtió en el amo de su destino, porque lo gobernó como le enseñó el Andrew adulto. Pero cuando se propuso buscar de nuevo a Andrew no conseguía encontrarlo, al final decidió ir al hospital donde yacía muchos años atrás el niño Andrew, donde se conocieron por primera vez. Tal vez la dirección de Andrew aún permanecía en el archivo de pacientes o al menos encontrar a alguien que le conociera y no hubiera abandonado el contacto.

*** Último día del niño Andrew

El anciano mago llegó al hospital, donde una vez actuó para niños gravemente enfermos, el la habitación número 7 había sido Andrew. Vio a un hombre que le recordaba al médico que le atendió cuando llegó al hospital para realizar su show magistral frente a los niños, aunque ciertamente dudaba si ese era el hombre, había pasado mucho tiempo desde ese momento.

El médico de guardia, viendo al anciano que se dirigía hacia él, se puso de pie, corrió hacia él y le dijo primero:

“Le recuerdo señor, una vez entretuvo con su arte a nuestros niños enfermos”.

El mago respondió: “ Oh, que bien que le encontré y que me recuerda. ¿se acuerda del pequeño Andrew?

El médico dijo que por supuesto a ese niño nunca le olvidaría por ser tan especial, pero que fue una pena que no pudieran salvarlo.

“¿Cómo qué no se pudo salvar?” Preguntó el anciano desconcertado.

El médico de guardia lo miró con el mismo desconcierto y respondió:

"Porque falleció el día después de que usted se fuera". y siguió explicando:

“Cuando el médico del niño vio en una radiografía que el pequeño se había recuperado de su grave enfermedad incurable, desconcertado dijo: ¡Oh, milagro! ¡Él está sano! Todos empezamos a regocijarnos y saltar de la felicidad. Pero fue en ese momento, cuando todos estábamos seguros de que estaba recuperándose, como decía su radiografía, sucedió algo increíble, algo que todavía no puedo entender ni yo ni mis colegas médicos que estábamos con Andrew ese día. Creo todos los que estuvimos allí recordaremos esa trágica historia hasta el final de nuestros días. El niño comenzó, literalmene, a perder de repente la vitalidad, en algunos segundos, el cardiógrafo conectado a él, mostró el cese completo de la actividad del corazón, el latido del pequeño Andrew se detuvo para siempre.

"Y ahora lo sabes", dijo el médico con un gesto expresando meditación y continuó: "Hay un secreto trágico inexplicable para todos nosotros, al dejarnos se fue tranquilo y feliz al otro mundo, unos minutos antes de que su gran corazón se detuviera, sus últimas palabras fueron: Tengo el sueño de darle mi arcoíris a mi amigo el mago".

El médico recordaba ese día con lágrimas en los ojos y continuó:

“Todos nosotros, también nuestros empleados, llorábamos sin parar, eso fue insoportable”.

Después de una larga pausa, el doctor dijo en voz baja:

"Es ese momento alguien abrió la ventana y todos empezaron a señalar el cielo con los dedos, al principio no pude entender nada, pero luego vi un hermoso arcoíris que se extendía sobre nuestro hospital”.

Entonces el anciano amago, dijo:"Oh, Dios mío, pero esto no puede ser, no es posible, No lo salvé, él murió. Mi niño... Oh, Dios mío, ¿Qué pasa con el señor Andrew.? ¿Es esta su historia?” Entonces el anciano se quedó en silencio, se dio cuenta de que Andrew había desaparecido para él para siempre, quien quiera que fuera ese hombre misterioso. "Tal vez no estaba en absoluto en mi vida y yo soñé todo esto", pensó de repente: "por qué no pude salvar al pobre muchacho, pero me imaginé a mí mismo como un salvador, un anciano estúpido, sin ningún valor", con tristeza pensó: "Simplemente no soy capaz de ayudar a nadie”.

Un ruido por abrirse la puerta de la oficina interrumpió sus pensamientos. Un médico entró , seguido de otros dos, dirigiéndose hacia el anciano con una mirada alegre y emocionada. El primer doctor, extendiendo su mano al anciano, dijo:

“¡Dios mío! ¿Realmente es usted? Nos complace verlo aquí, en nuestra institución, una artista tan respetado y virtuoso. Por todo el hospital se escucha lo mismo: ¡El mago con el corazón de oro está aquí! Espero nos disculpe, pero todos los que estamos aquí le llamamos así. Venimos a expresar nuestro profundo agradecimiento por todo lo que han hecho por nosotros, hemos salvado a tantos niños enfermos y necesitados, usted continúa ayudando también en el equipamiento para hospitales, en medicamentos.. es imprescindible para todos nosotros”.

Pero el anciano no respondió, solo se sentó.

“Se siente mal?”- El médico le preguntó, el anciano se limitó a sacudir la cabeza y se disculpó en voz baja. Después de eso, se levantó lentamente, no dijo una palabra más y se dirigió a la salida. Pero el médico de turno detuvo al anciano por el hombro y le ofreció un pedazo de papel con una dirección en la que era posible encontrar a los padres del niño, de Andrew, miró a sus ojos y dijo suavemente:

“Me parece que Usted, señor, necesita hablar con ellos”.


*** Resolviendo el misterio del ángel del arco iris.

Cuando la madre de Andrew abrió la puerta y vio al anciano mago comenzó a llorar. De inmediato se acordó de él, aunque fuera más joven, con su vestuario y maquillaje de mago, en la sala del hospital. Ese día ella estaba sentada con su hijo, que se reía con los trucos del joven mago, era el niño más feliz de la tierra. La madre del pequeño Andrew ahora solo tenía la mente en ese día. Se sentaron en el salón de la casa por un largo tiempo, mientras el anciano mago le contaba la historia, luego hubo un largo silencio. La madre comprendió el secreto de su hijo en su último día, cuando el niño le entregó una foto en la que estaba con su amigo, el mago y sonrió con ternura sin decir ni una palabra a su madre.

En el momento de la despedida con el anciano, su madre le llamó y sacó del álbum familiar la única fotografía en la que estaba el pequeño Andrew con el artista y se la entregó. El anciano miró y recordó el momento que había sido capturado con una imagen. Y en la parte posterior de la foto, las palabras del viejo mago fueron escritas a mano: ¡Para mi mejor amigo, Andrew!, Y el anciano vio un gran arcoíris pintado con garabatos infantiles y las palabras del pequeño Andrew escritas a mano del niño: Querido amigo, por tu buen corazón, tu Ángel del arcoíris.

"Y ese día se fue", dijo su madre en voz baja.


2.jpg#asset:483


*** Epílogo

“¡Dios mío! El Ángel del arcoíris era el mismo Andrew,”- gritó internamente el anciano, sin emitir ningún sonido, mientras estaba sentado en su coche.

“¡Dios mío!” Dijo de nuevo la voz interior del mago: “La leyenda que Andrew me contó, era nuestra historia, Andrew era el niño con un corazón de oro, el que dio su vida para salvarme en el futuro cuando me estuviera muriendo. Justo apareció en ese momento, Andrew adulto como Ángel del arcoíris, yo mismo vi ese día el arcoíris.”

El mago recordó las últimas palabras que mantuvo palabras con el Ángel del arcoiris como señor Andrew: No hay ningún secreto que no se manifieste, que no se dé a conocer. A partir de ahora el secreto fue revelado al anciano mago.

Comenzó a llover en la calle, y las gotas de lluvia rodaron lentamente por la ventana del auto: "Lágrimas del arcoíris", -pensó el anciano.

Salió del coche y miró al cielo y se dijo a sí mismo:

"Solo yo y tú sabemos que esta leyenda fue nuestra verdadera historia, aunque nadie la crea", respiró profundamenta continuó:

“Rogaré a Dios para que todos los que me escuchen contar la leyenda del Ángel del arcoíris... ¡Sientan un gran amor por su prójimo y que cada persona crea en su Ángel!”

De pie, en silencio, pensó en el Ángel del arco iris, los ojos del anciano estaban llenos de lágrimas de gratitud por el amor infinito que le ofreció un niño pequeño con un corazón de oro, el cual le dio su arcoíris y dejó este mundo para siempre.

Las lágrimas del arcoíris cayendo del cielo en su rostro se mezclaron con sus lágrimas y fluyeron juntas por sus mejillas. Era la unidad del hombre y la naturaleza, él se sintió como parte natural de ella y pensó que era el logro más alto para el mundo interior de un ser humano: ¡El conocimiento del espíritu!

Luego, en ese trance espiritual, el anciano oyó una voz angelical e infantil en su interior, tan íntima y querida que le estremecía, la voz le dijo:


3.jpg#asset:484


“Lloro de felicidad, mi buen amigo mago, siempre estaré allí, a veces, incluso puedes verme, no me olvides, mira a menudo hacia el cielo y el arcoíris aparecerá y… ¡Tu Ángel del arcoíris se alegrará por tu felicidad y libertad!”





Consigue el cuento